miércoles, 1 de septiembre de 2010

Todas las vidas de un dramaturgo.

Arthur Miller, la más completa biografía. A cinco años de la muerte del autor teatral, acaba de distribuirse en los Estados Unidos una biografía total escrita por Christopher Bigsby: “Arthur Miller” está compuesta por 700 páginas con ilustraciones que narran la vida del dramaturgo, tan famoso por sus obras (“Muerte de un viajante” y “Las brujas de Salem”, entre otras) como por su vida amorosa y su matrimonio con Marilyn Monroe.



Una de las formas anglosajonas de conmemorar el aniversario del fallecimiento de un famoso es la publicación de una biografía. En 2010 se cumplen cinco años del de Arthur Miller (Nueva York, 1915 - Connecticut, 2005), el celebrado dramaturgo y guionista norteamericano. Sus piezas teatrales Todos eran mis hijos, Muerte de un viajante, Panorama desde el puente y Las brujas de Salem, entre tantas otras, modificaron, de una vez y para siempre, la dramaturgia internacional.



Christopher Bigsby, el autor de esta voluminosa biografía de más de setecientas páginas, que incluye fotos de Arthur Miller con míticas figuras (sólo algunas: John Huston, Clark Gable, Marilyn Monroe y Simone Signoret), es un académico inglés especializado en estudios estadounidenses, que dirige el Centro Arthur Miller de la Universidad de East Anglia. Se trata, sin duda, del estudio más profundo que se ha realizado hasta ahora sobre la vida, la obra y las circunstancias sociopolíticas que atravesó este dramaturgo, a quien frecuentó personalmente (Miller escribió su propia autobiografía, publicada en 1995; y se habían publicado anteriormente libros de conversaciones con Miller y acerca de su relación con Marilyn Monroe).



“Esta es la historia sobre un escritor, pero también es la historia de los Estados Unidos. El modelo dramático, para Arthur Miller, siempre fue el del teatro clásico griego, donde una sociedad puede comprometerse con sus mitos y dar vida a sus principios.” Así comienza el prefacio de la biografía cuyo título es Arthur Miller.



El autor plantea algunos eventos clave en la vida del dramaturgo, que lo llevaron a moldear su obra y sus ideas, como la Depresión, la Guerra Civil Española, la Segunda Guerra Mundial y la Guerra Fría. Podríamos decir que la Guerra Civil Española fue el último conflicto externo a los Estados Unidos en el cual se involucraron, con pasión, intelectuales norteamericanos como Hemingway o Miller.



En la primera parte de la biografía, titulada “De Harlem a Brooklyn”, se hilvana con sutileza e inteligencia la saga de la familia Miller, inmigrantes judíos en Nueva York, provenientes de Europa del Este, con los hechos sociopolíticos y económicos de ese período. Así es como nos encontramos con Isidoro y Augusta, los padres de Arthur, cuyo matrimonio arreglado es uno de los tantos que se llevaron a cabo.



Vemos el ascenso económico de la familia, residente en Harlem, que era un barrio elegante, a través del cual su madre se paseaba en un auto con chofer. Isidoro, un hombre analfabeto, logró hacer fortuna con la fabricación de tapados de mujer; a Augusta, por su parte, la obligaron a desistir de los estudios universitarios planeados, para casarse.



El bienestar económico se derrumbó con la llegada de la Depresión. La familia Miller tuvo que mudarse a una modesta casa en Brooklyn, y comenzar a usar el transporte público. Arthur, a los 14 años, cambió de barrio, de escuela, y tanto la situación familiar como la social se tornaron dramáticas.



La detallada narración del joven Arthur Miller, que peleaba con sus malas calificaciones en la Universidad de Michigan, mientras comenzaba a escribir sus piezas teatrales, logra atrapar al lector como una buena novela. El héroe-antihéroe sortea todo tipo de obstáculos: religiosos, económicos y de su personalidad. A los 24 años había descubierto su vocación. Contaba con su título universitario, “poco dinero y muchas dudas”, la recomendación de un profesor para el Teatro Federal, y había rechazado un trabajo ofrecido por la 20th Century Fox, dado que tenía ambiciones más elevadas. Sus piezas Los años dorados o El hombre que tenía toda la suerte tardaron años en encontrar producción; mientras tanto, Miller se desempeñaba como guionista de radio.



Hacia 1944, Miller ya tenía una carrera. A su pieza Situación normal, le siguió Todos eran mis hijos y, luego, Muerte de un viajante. Los éxitos continuaron, a pesar de su traspié en la época del macartismo. Durante la década del 80, la pieza Panorama desde el puente, protagonizada por Tony Lo Bianco, se encontraba entre lo mejor de la cartelera de la ciudad de Nueva York.



Los tres matrimonios de Miller tienen lugar en esta biografía. Mary Slattery, su primera mujer, con quien tuvo dos hijos (uno de ellos es la escritora y cineasta Rebecca Miller) es descripta como una incansable compañera. A Marilyn Monroe, su segunda mujer, le dedica un capítulo. El biógrafo, como buen inglés, ve este episodio en la vida del dramaturgo como una debilidad.



Su tercera mujer, la fotógrafa austríaca Inge Moreth, fue la intelectual que no habían sido sus anteriores esposas. Tuvieron dos hijos. Inge murió en 2002, tres años antes que Arthur.



Varias de las obras de Miller tuvieron logradas versiones cinematográficas. Muerte de un viajante y Las brujas de Salem (de la cual Miller escribió el guión, que fue premiado con un Oscar) son sólo dos de ellas. Sin embargo, el mayor reconocimiento que obtuvo su obra reside en el hecho de que sus piezas teatrales se siguen produciendo en todas partes del mundo.



• Paula Varsavsky | Perfil | 2010-08-29